Cuídate con los productos de nuestra marca propia

WHAT'S ON?


25/12/2015

LOS MISTERIOS DE LA ALANTOÍNA

Hoy compartimos con vosotros un interesantísimo artículo sobre la alantoína publicado hace un par de días en la revista @MuyInteresante. 

...

Ha sido previamente demostrado que las dietas de restricción de calorías frenan el proceso de envejecimiento, y por extraño que parezca, un ingrediente común que se encuentra en las cremas para la cara, parece imitar estos efectos que prolongan la vida, y todo sin pasar hambre.

Investigadores en el Reino Unido han descubierto que la alantoína, un compuesto químico que se encuentra en los extractos botánicos de la planta de consuelda y un ingrediente en muchas cremas anti-envejecimiento para la piel, podría aumentar la vida útil de ciertos gusanos en más de un 20%. 

Si existieran medicamentos desarrollados para los seres humanos que podían reproducir esto, es posible que retrasaríamos el reloj de envejecimiento genético, y siendo serios, el 20% de vida útil extra es un impulso bastante sorprendente para tratar de replicar.

"La restricción calórica ha demostrado tener beneficios para la salud en los seres humanos y, mientras más trabajo es necesario, nuestros hallazgos podrían potencialmente resultar en terapias humanas para enfermedades relacionadas con la edad." Aseguró João Pedro de Magalhães, un investigador en la genómica de envejecimiento en la Universidad de Liverpool.

 

Para identificar qué tipo de compuestos pueden imitar los efectos de la restricción calórica en humanos, el equipo recopilò los datos del mapa de conectividad, que es una amplia base de datos donde se encuentran firmas moleculares de las células humanas, que son  tratadas con una variedad de candidatos a fármacos de molécula pequeña.

Usando algoritmos de coincidencia de patrones para encontrar vínculos entre los compuestos del medicamento y los efectos de la restricción calórica, científicos encontraron 11 partidos posibles, y se probaron cinco de los compuestos en los gusanos nematodos.

El hallazgo fue que la alantoína, y tres de los otros compuestosç rapamicina, tricostatina A y LY-294002, hicieron que los gusanos tratados vivieran vidas saludables por más tiempo.

 

"Hemos demostrado hasta ahora que nuestros compuestos trabajan en los gusanos, pero los estudios en modelos de mamíferos serán ahora necesarios, el siguiente paso para nosotros es entender los mecanismos por los que se extiende la vida útil con la alantoína, ya que esto podría revelar nuevas vías de longevidad". Explicó Shaun Calvert.  

Si esas mismas vías pueden efectuarse en los seres humanos, aunque no existe garantía de que será posible, ya que muchos resultados de los experimentos con animales no se replican en las personas, podría significar que podemos encontrar formas de vivir más tiempo, y hacerlo sin  dolor. 



Compartir: Facebook Twitter Google+


NEWSLETTER

¿Quieres recibir en tu correo todas nuestras novedades y ofertas?



 Acepto la política de privacidad

Síguenos en:

Google + Twitter Facebook Twitter Facebook